lunes, 2 de abril de 2012

"No sabéis lo que cuesta hacer cualquier cosa a 8.000 metros de altura"

Continuamos con nuestra sección de MUND entrevista. Anteriormente habíamos hablado con Juan José Martín de los orígenes de MUND a través de la industria textil de Pradoluengo (podéis recordar la entrevista aquí: parte 1 y parte 2). Hoy tenemos el placer de entrevistar a la montañera burgalesa Isabel García. Isabel, que cuenta  con el patrocinio de MUND, ha sido la primera mujer de Castilla y León en hacer cumbre por encima de 8.000 metros en una montaña. Es diplomada en educación física y compagina su trabajo como profesora en un colegio de Burgos con su actividad como montañera. Os dejamos con la entrevista. Que la disfrutéis.   


Bienvenida al blog de MUND, Isabel. ¿Cómo te aficionaste a la montaña y cuándo tomas conciencia de que la práctica del montañismo es más que un hobby para ti?
Yo empecé en la montaña con mis amigos/as de Burgos. Primero hacíamos salidas de un día por las montañas de Burgos y después empezamos a irnos los fines de semana a Picos de Europa, Pirineos...
Después conocí a Rober, un apasionado de la montaña y seguimos con nuestra común afición. Poco a poco hemos ido conociendo y ascendiendo otras montañas más lejanas y más altas en Alpes, Sudamérica, África, Asia... Para mí sigue siendo un hobby pero según van pasando los años ves que es también una forma de vida, ya que todas mis vacaciones y fines de semana están relacionados con las montañas.


¿Se encuentran facilidades en España para la práctica de este deporte?
Si me preguntas por sitios donde realizar la actividad, España cuenta con un montón de lugares donde practicar el montañismo, aunque lo que no tenemos son montañas muy altas. Pero como creo que me preguntas por el aspecto económico te diré que es muy difícil encontrar ayudas en Castilla y León, que es donde yo lo he intentado. Cada vez que he ido de expedición, la mayor parte de las veces lo he pagado de mi bolsillo.


¿Resulta fácil conseguir patrocinadores y ayudas?
En mi caso ha sido muy difícil; será porque las cuatro últimas expediciones las he llevado a cabo en la época de crisis, pero también te digo que he coincidido con otras mujeres españolas a las que les ha ido bastante mejor con los patrocinadores. También pienso que es cuestión de tener tiempo para buscar, y yo no dispongo de ello, ya que no me dedico a esto profesionalmente. Tengo mi trabajo y debo acudir a él todos los días.
En lo que sí que he tenido suerte es en haber conocido empresas como Mund y Trangoworld que han creído en mí desde el principio y me han ayudado con el material.


Has sido la primera mujer de Castilla y León en ascender un ochomil. Desde aquí aprovechamos para mostrarte nuestra admiración por ello. ¿Qué montaña que subiste?
Subí el Broad Peak (8.047 m.) en Pakistán.


Para los que no estén muy familiarizados con la montaña, cuéntanos qué dificultades tiene alcanzar una cima de esas características.
Lo primero el presupuesto y el tiempo, ya que los permisos para poder ir a una montaña de 8.000 m. son muy caros y tienes que disponer de tiempo, ya que son muchos días (entre 50 y 60 días los que empleas en una expedición).
Segundo la meteorología, puedes estar muy fuerte pero si no entra una ventana de buen tiempo para unos 4 días es muy difícil hacer cumbre.
Tercero la falta de oxígeno, no os podéis hacer a la idea de lo que cuesta hacer ahí arriba las cosas: cocinar, vestirse, andar, fundir agua...
Y por supuesto, tienes que ir preparado física y psicológicamente.
 

Subir aquel ocho mil, ¿fue una meta que tenías en mente conseguir desde que empezaste en esto de la montaña, o fue un reto que surgió según fuiste progresando?
Nunca me lo había planteado. Llevo 10 años escalando con Roberto Rodrigo y la verdad que él fue el quien me animó a que probase. Iban a ir al Broad Peak dos amigos y viéndome como andaba el año anterior a 7.000 m. en el Khan Tengri me dijo que podía hacerlo. Yo tenía muchas ganas de hacer el trekking del Baltoro (Pakistán) y encima estuve todo el año saliendo con él cada fin de semana cuando iba a entrenar, así que a última hora me embarqué en la “Expedición Broad Peak 8.047 m. 2006”.


¿Cuándo sabe uno que está preparado para afrontar un desafío de esa magnitud?
Yo creo que, con certeza, nunca lo sabes, pues son muchas las variables que pueden influir a la hora de ascender una montaña de gran altura, pero como en casi todo en la vida, cuanta más experiencia tienes en la montaña y más montañas de gran altura has subido, más posibilidades tienes de hacer un ochomil. Creo que antes de intentar un ochomil hay que escalar muchas otras montañas más bajas y hacer cosas más técnicas como hemos estado haciendo nosotros en Alpes, Perú, Argentina, Kirzigiztan...
Además, cada montaña es un mundo. Yo siempre voy a una montaña alta pensando primero en cada etapa, sin pensar en la cumbre.


En alguna entrevista tuya hemos leído que mientras subes una montaña así piensas “no lo haré más, se acabó”. Cuando por fin se llega a la cima, ¿se puede saborear al momento lo que se ha conseguido, o el esfuerzo ha sido tan grande que tiene que pasar un tiempo para poder disfrutarlo?
Sí, es cierto, lo he dicho en alguna ocasión, sobre todo en esos días de mal tiempo cuando no puedes hacer nada y pasas días y días sin apenas moverte de la tienda; es un agobio. Pero cuando te pones a subir y a disfrutar de todo lo que te rodea se te olvida todo el sufrimiento anterior. Yo creo que hasta que no estas de vuelta en casa o por lo menos en el Campamento Base no disfrutas verdaderamente de la cumbre; allí arriba en un minuto te puede cambiar la vida, como nos ocurrió el año pasado en el Lhotse. Cuando estás en la cumbre lo único que haces es disfrutar del paisaje, descansar un ratito, hacer unas fotos y pensar en que todavía tienes que bajar. Es cuando llegas a casa y estás con la familia y con los amigos celebrándolo cuando te das cuenta de lo que has conseguido.


Castilla y León no se distingue por ser una zona especialmente montañosa, pero tal vez puedas recomendar a nuestros lectores alguna ascensión en esa región que te haya gustado especialmente.
El primer sitio que me ha venido a la mente es un lugar en Picos de Europa llamado Collado Jermoso donde puedes contemplar unos atardeceres maravillosos. Y cerquita de allí, si quieres hacer una actividad un poco más técnica está “El corredor del Gigoló” a la cumbre del Llambrión (2.600 m.) Lo escalamos hace unos años y me encantó por la estrechez del corredor y por lo solitario que es.
 

¿Hay algún modelo de los calcetines de MUND que te guste especialmente?
Llevo usando calcetines Mund desde el año 2007 y desde entonces he ascendido muchas montañas y siempre digo que el modelo Aconcagua es mi favorito.


Isabel, ha sido un verdadero placer poder contar contigo para nuestro blog. Un fuerte abrazo y te invitamos a que sigas los contenidos que pondremos aquí, porque estamos seguros de que te interesarán.

4 comentarios:

  1. Admiro a la gente como Isabel que tienen la fuerza física y psicológica para realizar hazañas tan espectaculares como pasar 50 o 60 días escalando por altas montañas, sólo para llegar a vislumbrar desde allá arriba, desde una altura de 8.000 metros, el mundo. La sensación de reto conseguido debe de hacerte especialmente fuerte a la vez que te enseñará a ver la realidad cotidiana de otra manera, más sencilla, dando importancia a las cosas que realmente importan.
    Me ha encantado conocer a Isabel desde el blog. Enhorabuena a todos.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias a ti también por tu comentario Carmen, se lo haremos llegar a Isabel.

      Un saludo

      Eliminar
  2. Ánimo y enhorabuena!!!Burgos está orgulloso de tener mujeres así.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por vuestro comentario! Un saludo

      Eliminar